Ha llegado el momento de hacer ruido

Ha llegado el momento de hacer ruido

 

A medida que nos acercamos al final de la tercera ronda de negociaciones en Nueva York sobre el Pacto Mundial sobre Migración, han puesto de manifiesto que tenemos mucho trabajo por hacer si realmente queremos hacer uso de este mecanismo para poner fin a la detención migratoria de niños, niñas y adolescentes de una vez por todas.

Nuestros aliados en Nueva York y Ginebra han participado en la primera ronda de las negociaciones sobre los Pactos sobre Migración y Refugiados. Reconocemos la respuesta de Brasil, Bolivia, República Dominicana, Irlanda, Tailandia, Egipto y la Santa Sede, así como de la Unión Africana y los Estados Centroamericanos, a la llamada a poner fin a la detención de niños, niñas y adolescentes por motivos migratorios. Su liderazgo político sobre esta cuestión es digno de gran elogio a nivel mundial. Sin embargo, nos desalienta y preocupa profundamente que la mayoría de los Estados influyentes sigan abogando por que se pueda detener a niños, niñas y adolescentes por motivos migratorios.

Como consecuencia, se sigue considerando “ambicioso” el hecho de acordar un texto durante las negociaciones que obligue a los Estados a poner fin a la detención de niños, niñas y adolescentes.

Ya contamos con un compromiso de los Estados de procurar poner fin de la detención migratoria de niños, niñas y adolescentes en el marco de la Declaración de Nueva York. Por supuesto, podemos seguir usando este compromiso para impulsar nuestros esfuerzos colectivos de incidencia. Sin embargo, la negociación de los pactos mundiales supone una oportunidad de traducir este compromiso en resultados tangibles y resultados prácticos. Poner fin a la detención migratoria de niños, niñas y adolescentes tiene que formar parte del texto de los pactos, además de la Declaración de Nueva York, o se corre el riesgo de volver a caer en los buenos deseos y la inacción.

Me deprime que se considere “ambicioso” hacer lo que es claramente justo con los Pactos Mundiales.

No obstante, sé que las personas que apoyamos la Campaña Global ¡Alto a la Detención de Niñ@s Migrantes! somos firmes, persistentes y ambiciosas. ¡Por eso ha llegado el momento de pasar a la acción!

Seguimos escuchando excusas para justificar por qué los Estados necesitan detener a niños, niñas y adolescentes. A continuación, cuestiono las que escuchamos más habitualmente en la Campaña, porque la verdad es que no es necesario detener a los niños, las niñas y los adolescentes. En serio.

 

Mito 1

En serio, ¿ese niño de cinco años constituye un riesgo para la seguridad? ¿Qué les pasa a sus sistemas de seguridad que no pueden controlar a un niño de cinco años?

Los objetivos de seguridad nacional nunca justifican la detención de niños, niñas y adolescentes. Existen alternativas a la detención que permiten a los gobiernos satisfacer sus intereses de seguridad nacional y proteger el interés superior del niño, tal como requiere el derecho internacional. Estas alternativas son naturalmente preferibles a la detención de niños, niñas y adolescentes en centros de detención de personas migrantes, y como valor adicional, son ¡considerablemente más económicas!

Muchos Estados sostienen que hay una diferencia entre adolescentes y niños en términos de seguridad. Sin embargo, la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), ratificada por todos los países del mundo salvo Estados Unidos, lo deja muy claro: son niños, con derechos específicos, hasta que cumplen 18 años.

En los Principios y directrices recomendados sobre los derechos humanos en las fronteras internacionales, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos exhorta a los Estados a que velen “por que los niños en el contexto de la migración sean tratados, ante todo, como niños y por que se garantice que el principio del interés superior del niño tenga prioridad sobre los objetivos de gestión de la migración u otras consideraciones administrativas”.

Mito #2

Ah, la vieja historia del argumento proteccionista. ¿Por qué un centro penitenciario es tan necesario para garantizar que los niños estén localizados?

Hay alternativas a la detención que permiten a los Estados cumplir sus obligaciones de proteger el bienestar de la niñez, sin causar el daño psicológico derivado de la detención migratoria.

Busquen ejemplos específicos sobre niñas, niños y adolescentes en esta gran base de datos – ¡os aseguramos que está repleta de información útil!

Algunas autoridades utilizan la detención como una estrategia para proteger a los niños, niñas y adolescentes de la trata. Si bien las autoridades deben proteger a los niños de la trata, el confinamiento no es una medida de protección adecuada. Existen directrices prácticas que describen medidas para proteger a la niñez de este tipo de explotación. Las estrategias incluyen la capacitación de los actores involucrados en el cuidado de niños, niñas y adolescentes, la permanencia de los niños, niñas y adolescentes con los miembros de su familia o tutores y el desarrollo de planes de seguridad individuales. Las directrices indican que una protección efectiva frente a la trata exige enfoques multidisciplinarios e interinstitucionales.

Mito #3

 

La CDN protege el derecho del niño a tener una familia y deja claro que el niño nunca debe ser separado de sus padres o tutores, excepto cuando se determine que tal separación es necesaria en el interés superior del niño. El derecho del niño a la familia se extiende más allá de la mera familia biológica o cualquier modelo único o tradicional de familia. Cuando un progenitor o tutor del niño corre el riesgo de detención migratoria, el derecho del niño a la libertad y a la vida familiar se extiende a toda la familia.

Existen alternativas que permiten a las familias permanecer juntas y cumplir las obligaciones del gobierno. Puede leer algunas de ellas aquí.

Mito #4

 

En este caso da la sensación de que hemos emprendido de repente una carrera de mínimos.

Independientemente de lo duras que sean las condiciones para migrar, nunca serán comparables con la huida de un lugar en el que es imposible vivir. No hace falta hacer daño a los niños, las niñas y los adolescentes migrantes en este proceso. Se ha demostrado que las alternativas a la detención tienen altas tasas de cumplimiento, lo que significa que las personas siguen participando en los procesos de migración sin necesidad de una detención dañina y costosa.

Este mito oculta una cuestión más importante: ¿La detención de inmigrantes disuade realmente a la gente?Las investigaciones señalan que los controles restrictivos de las fronteras no son eficaces para reducir la migración irregular hacia los niveles deseados, y que debilita otros objetivos de la gestión de la migración, como la resolución de casos, la integración de personas que se regularizan, y la remoción del país. Teniendo en cuenta estas debilidades, los gobiernos harían mejor en priorizar las alternativas a la detención.

¿Cómo puedes contribuir?

  • ¿Has compartido nuestra petición? Cuanta más gente nos apoye, más influencia tendremos cuando participemos en las reuniones.
  • Comparte este artículo a través de Facebook
  • Comparte este artículo a través de Twitter
  • Habla con los representantes de tu gobierno nacional que participan en las negociaciones del Pacto Mundial. ¡Cuéntales por qué te preocupa la detención de niños, niñas y adolescentes, ofréceles tu ayuda y ponlos en contacto con los múltiples expertos de nuestra red colectiva!
  • Comparte estos recursos y utilízalos en tu propia incidencia:

 

Escrito por

Leeanne Torpey

Coordinadora de Campaña

Campaña Global !Alto a la Detención de Niñ@s Migrantes!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *